Un proyecto impulsado por las Salesianas en el lugar y que, ya en su primera fase, permite abastecer a la población más vulnerable de Ikorodun.